Help
Help

GOLEM DE HIERRO

external image Dark-Souls-0006-Wallpaper.jpg

El Gólem de Hierro es uno de los jefes de Dark Souls. Se encuentra al final de la Fortaleza de Sen. El jugador debe vencerlo para llegar hasta Anoer Londo.

Lore:


El Gólem de Hierro es un colosal ser de metal de cuyo origen se sabe poco. Con un volumen muchas veces superior al de un humano, y una gigantesca hacha, este imponente guardián se alza en la cima de la Fortaleza de Sen. Su núcleo fue creado a partir de un hueso de un Dragón Antiguo, con el propósito de vigilar la Fortaleza de Sen, la única entrada conocida a Anor Londo. Desde su creación, el Gólem de Hierro ha cumplido su deber despiadadamente, acabando con incontables héroes (o aspirantes a serlo) que trataban de llegar hasta la ciudad. Muy pocos han sido capaces de sobrevivir a su encuentro con la prueba final de la Fortaleza.


Información:



Salud: 2880

Almas: 40000
120000 (NG+)

Estrategia:


El Gólem de Hierro es un oponente extremadamente fuerte y resistente, pero, como suele ocurrir con otros jefes del juego, su lentitud es su principal debilidad. Durante esta batalla, deberás tener cuidado con el entorno: te encontrarás en una plataforma en la cima de la fortaleza, de la que puedes caer si no tienes cuidado (lo que supone una muerte instantánea).

El Gólem de Hierro te atacará, básicamente, tratando de golpearte con su enorme hacha. Lo más recomendable es que no intentes bloquear sus ataques (consumirán mucha energía, y es posible que caigas al vacío). En su lugar, céntrate en esquivarlos. Otros ataques consistirán en dar puñetazos o pisotones al suelo para tratar de aplstarte. Ten en cuenta que a menudo el Gólem encadenará varios golpes seguidos, así que ten cuidado. Otro de los ataques del Gólem consiste en agarrar al jugador y arrojarlo contra el suelo. También posee un ataque a distancia consistente en crear una onda expansiva con su hacha que se dirigirá hacia el jugador.

Pese a que los ataques del Gólem son lentos, también son peligrosos, y no tan predecibles como cabría esperar. Una estrategia altamente efectiva consiste en situarse lejos de su alcance, correr hacia él, y pasar corriendo o saltando entre sus piernas. Esto provocará que el gólem trate de golpear al jugador y falle, mientras que el jugador, junto a sus talones, podrá propinarle varios golpes. Cuando el Gólem comience a darse la vuelta o a preparar otro ataque, retrocede hasta una distancia prudencial y repite la operación.

En ocasiones, infligir suficiente daño al Gólem hará que se desequilibre. Estas ocasiones deben ser aprovechadas para golpearle sin descanso y con impunidad. Si se le golpea lo suficiente mientras está desequilibrado, es posible hacerle caer hacia atrás, lo que proporciona aún más tiempo para golpearle con total seguridad.

Consejos:


  • Es prioritario acabar con el Gigante de la torre antes del combate; de lo contrario, lanzará bombas al jugador, haciendo la batalla mucho más complicada.
  • El Gólem de Hierro es resistente al daño físico, por lo que no está de más usar armas modificadas, magia, resinas, o cualquier otro medio de infligir daño elemental.
  • Es vulnerable a la electricidad, lo que hace muy útiles las armas que infligen este tipo de daño, así como la Resina Dorada.
  • Si se desequilibra al Gólem de Hierro cerca de un borde de la plataforma, es posible hacerle caer al vacío, ganando el combate instantáneamente.
  • De igual modo, si el Gólem logra agarrar al jugador cerca del borde, es posible que, en lugar de estamparlo contra el suelo, lo arroje al vacío, lo que supone una muerte inmediata.
  • Si el jugador tiene dificultades en este combate, puede invocar a Tarkus Hierro Negro, cuya señal de invocación se encuentra frente al muro de niebla. Tarkus es un combatiente formidable que puede hacer el combate mucho más sencillo.


Recompensa:


  • Núcleo de Gólem de Hierro
  • 40000 Almas
  • Humanidad



Load more