Help
Help

CIUDAD INFESTADA
external image iYe1gALlpwg6R.png
Ciudad Infestada es una de las áreas de Dark Souls. Se encuentra muy por debajo del Burgo de los No Muertos, bajo las Profundidades. El lugar está poblado por diversas criaturas mutantes. La zona superior es un complejo tejido de plataformas de madera conectadas por puentes y escaleras de mano, mientras que la zona inferior está cubierta por una ciénaga venenosa. El jugador debe pasar por aquí necesariamente, pues en esta zona se encuentra la segunda Campana del Despertar.

| NPCs in the area | Items | Enemies | Walkthrough | Map | Next Area: LINK TO NEXT AREA | Previous area (link) | Return to Places


NPCs en el área


Siegmeyer de Catarina
  • Aparecerá aquí tras ayudarle en Anor Londo.
  • Se encuentra en la zona inferior, cerca de la entrada al Gran Hueco.

Quelana de Izalith
  • Aparece aquí tras derrotar al jefe de la zona.
  • Se encuentra en la zona inferior, a medio camino entre el jefe de la zona y la hoguera más cercana.
  • Vende piromancias y mejora la Llama de Piromancia.

Shiva del Este
  • Aparece aquí sólo si el jugador se une al Pacto de los Guardianes del Bosque y ha hablado con él en el Jardín Tenebroso.
  • Vende al jugador armas y anillos.

Laurentius del Gran Pantano
  • Aparecerá aquí si el jugador habla con él tras conseguir una Piromancia del Caos y le dice cómo la ha conseguido.
  • Si esto ocurre, se volverá Hueco y será hostil hacia el jugador.

Eingyi
  • Se encuentra en los Dominios de Quelaag.
  • Puede mejorar la Llama de Piromancia del jugador si éste se une al Pacto del Caos.
  • También puede vender piromancias, pero el jugador debe estar infectado por un Huevo Parasitario (puede ocurrir al ser atacado por los gusanos que liberan los Portadores de Huevos).

La Hija del Caos
  • Se encuentra en los Dominios de Quelaag.
  • Permite al jugador unirse al Pacto del Caos.
  • Puede mejorar el Frasco de Estus del jugador.

Objetos


  • Alma de Caballero Orgulloso
  • Musgo Morado
  • Musgo Morado Floreciente
  • Humanidad
  • Humanidades Gemelas
  • Set de Sombra (Máscara de Sombra, Atuendo de Sombra, Guanteletes de Sombra, Polainas de Sombra)
  • Iaito
  • Escudo del Águila
  • Poder Interior (Piromancia)
  • Gran Alma de Soldado Anónimo
  • Látigo
  • Set de Vagabundo (Túnica de Vagabundo, Capucha de Vagabundo, Guantes de Vgabundo, Botas de Vagabundo)
  • Bracamarte
  • Escama de Dragón
  • Niebla Venenosa (Piromancia)
  • Servidor
  • Escudo de Tablas
  • Fragmento de Titanita Verde
  • Gran Garrote
  • Alma de Guardiana del Fuego
  • Set Escarlata (Túnica Escarlata, Máscara del Sellador, Guanteletes Escarlata, Cinto Escarlata)
  • Catalizador de Latón
  • Remedio (Hechizo)
  • Llave a las Ruinas de Nuevo Londo

Enemigos


  • Bárbaro Infestado (Garrote)
  • Bárbaro Infestado (Roca)
  • Necrófago Infestado
  • Perro Llameante
  • Mosquito Gigante
  • Araña de Risco
  • Sanguijuela Gigante
  • Portador de Huevos
  • Lanzador de Dardos
  • Parásito Abrazamuros
  • Invasor: Mildred Devorahombres
  • Jefe: Quelaag, la Bruja del Caos

Walkthrough


Antes de adentrarte en Ciudad Infestada, deberías prepararte bien. Es importante que lleves una reserva de Musgo Morado y Musgo Morado Floreciente (ambos son fáciles de conseguir en el Jardín Tenebroso, zona a la que puedes acceder a través de la Parroquia de los No Muertos) para combatir el veneno y las toxinas, respectivamente. También resulta especialmente recomendable llevar el Escudo de Araña que puedes encontrar en las Profundidades, ya que no sólo bloquea el 100% del daño físico, sino también una gran defensa frente al veneno y las toxinas (siempre que provengan de ataques enemigos bloqueados y no del entorno, claro). Debes tener en cuenta que Ciudad Infestada es un lugar oscuro y peligroso en el que puedes ser atacado por enemigos en el momento más inesperado. Por último, hay que decir que los jugadores que tengan la Llave Maestra pueden entrar a través del Valle de Dragones (esta ruta es la que se usa para salir de Ciudad Infestada); sin embargo, esto supone saltarse la mayor parte de Ciudad Infestada, incluyendo diversos objetos y, por lo que resulta recomendable entrar por las Profundidades incluso si se tiene la Llave Maestra. Además, muchos jugadores no poseerán la Llave Maestra, por lo que esta guía está redactada para los jugadores que entren desde las Profundidades (la ruta "estándar")

Cuando abras las puertas de Ciudad Infestada desde las Profundidades, lo primero que verás será un enorme pozo. Desciende por la escalerilla que verás para entrar en Ciudad Infestada. Llegarás hasta una plataforma de madera; como verás pronto, la mayor parte de Ciudad Infestada se compone de un sistema de plataformas conectadas entre sí por puentes y escalerillas. Tras llegar a esta primera plataforma, desciende otra escalera de mano para llegar a la plataforma inferior. Aquí serás recibido por un nuevo enemigo: un Bárbaro Infestado. Estos oponentes, pese a ser lentos, son resistentes y pueden realizar ataques de gran fuerza. Sus ataques pueden ser bloqueados, pero, en muchas zonas de Ciudad Infestada, esto puede hacerte caer al vacío, de modo que no intentes bloquear sus ataques si estás junto al borde de una plataforma. La mejor forma de acabar con ellos es esquivar sus ataques y colocarse tras ellos para apuñalarles por la espalda (de nuevo, ten cuidado para no caerte). Si estás luchando contra uno de estos enemigos, trata de mantenerte alejado de los bordes de las plataformas. Puedes deshacerte de este primer Bárbaro subiendo por la escalera de mano por la que acabas de descender y moverte por encima de la pequeña plataforma superior; él no puede subir la escalerilla, pero tratará de acecharte desde abajo y, con un poco de suerte, acabará cayendo al vacío.

Ahora sigue avanzando por la plataforma en la que estaba el bárbaro. A tu derecha verás otra plataforma inferior, pero no intentes saltar hasta ella; de hecho, es mejor que te mantengas alejado de ella, ya que los enemigos allí situados podrían verte, cosa que no queremos aún. A medida que sigas avanzando, te encontrarás con otros dos Bárbaros Infestados; acaba con ellos uno por uno (si tienes problemas para matarlos puedes regresar, dejando que te persigan, y subir de nuevo por la escalera de mano para que caigan al vacío). Más adelante te aguardan varios enemigos nuevos: se trata de Necrófagos Infestados. Estos enemigos son más pequeños y ágiles que los Bárbaros, así como más numerosos. Estos enemigos te atacarán con diversas armas (espadas rotas, lanzas e incluso cadáveres), pero todos combaten de forma similar. Sus ataques son fácilmente bloqueables con un escudo. El ataque que más debería preocuparte consiste en saltar hacia ti y agarrarte con los brazos, para a continuación tratar de matarte a mordiscos. Este ataque, sin embargo, es predecible si se presta atención a sus movimientos, y poco habitual. Bien, tras acabar con los Bárbaros, te atacarán dos Necrófagos Infestados. Es importante que no avances demasiado hacia el lugar en el que están, por motivos que se explican más adelante. Una vez que te vean y vayan a por ti, no sigas avanzando. Deja que vengan y acaba con ambos.

Ahora la cosa se complicará un poco. Más adelante, a la derecha, hay una escalera de mano que baja a la plataforma inferior que se mencionaba anteriormente. La escalera está vigilada por otro enemigo nuevo, un Lanzador de Dardos. Estos enemigos evitan el combate directo, y prefieren acechar en las sombras lanzando dardos tóxicos con sus cerbatanas. Las toxinas son mucho más potentes que el veneno normal pudiendo matarte fácilmente, y para detener su efecto necesitarás Musgo Morado Floreciente. Aquí es donde cobra importancia el Escudo de Araña: no sólo es un buen escudo para el combate, sino que también anulará el efecto de las toxinas... Siempre y cuando bloquees los dardos, claro. Si no tienes dicho escudo, busca en tu inventario otro que ofrezca buena protección contra ataques tóxicos, aunque no será tan seguro. Ahora, avanza con el escudo levantado y gira a la derecha hacia el lugar en el que se encuentra el Lanzador de Dardos. Cuando te aproximes, tres Necrófagos Infestados subirán la escalera de mano que hay junto al Lanzador de Dardos. Si no puedes acabar con el Lanzador antes de que lleguen los Necrófagos, lo mejor que puedes hacer es retroceder hasta un lugar donde el Lanzador no te tenga a tiro y acabar con los tres Necrófagos, tras lo cual podrás volver y ocuparte del Lanzador: descubrirás que no es un rival peligroso en el combate cuerpo a cuerpo. Ahora baja la escalera de mano y avanza por la plataforma. Tendrás que enfrentarte a otros tres Necrófagos. Al final de la plataforma encontrarás un Alma de Caballero Orgulloso.

Vuelve a subir por la escalera de mano y continúa tu camino. Hasta ahora no resultaba difícil saber por dónde ir, pero a partir de aquí la zona se convertirá en un complejo y laberíntico sistema de plataformas, pasarelas y escaleras de mano, en el que no te resultará difícil desorientarte o caer al vacío, así que ten cuidado.

Ahora tu prioridad será llegar hasta la primera hoguera de la zona. Ante ti verás dos puentes que llevan a una misma plataforma. El de la derecha es inestable y se moverá cuando pases por encima de él, pudiendo hacer que caigas al vacío. Más a la izquierda, no obstante, verás un segundo puente, más seguro, que lleva a la misma plataforma. Antes de cruzarlo, sigue explorando la plataforma en la que te encuentras. Al llegar a uno de los extremos verás una plataforma con un objeto a la que puedes llegar de un salto (no lo intentes aún). El objeto es el Iaito, un tipo de katana. Además, desde esa plataforma puedes llegar rápidamente hasta la hoguera. El problema es que el salto para llegar a la plataforma es arriesgado, ya que si fallas caerás al vacío y morirás. Así que tienes dos opciones: arriesgarte e intentar saltar hasta la plataforma o cruzar el puente antes mencionado.

Si optas por el puente, podrás volver después de descansar en la hoguera para coger el Iaito. Cruza el puente hasta la siguiente plataforma, en la que tendrás que enfrentarte a tres Necrófagos (si no te han atacado antes). Baja por la escalera de mano. Más o menos a tu derecha verás una plataforma inferior sobre la que hay un objeto, pero no saltes hacia ese lugar: la zona de la plataforma sobre la que caerás se vendrá abajo y te llevarás una desagradable sorpresa. Así que, en lugar de bajar de un salto, baja por la rampa que verás más a la izquierda, que te permitirá bajar a esa plataforma sin pisar la parte inestable del suelo y recoger el objeto, un Gran Alma de Soldado Anónimo. Desde aquí podrás cruzar hasta otra plataforma a través de una estrecha pasarela. Te las verás con un par de Necrófagos, uno de los cuales está atrapado en una vasija. Acaba con ambos, baja la escalera de mano y ve a la izquierda. Llegarás a una gigantesca estructura de piedra, que no es otra cosa que la parte inferior del acueducto del Burgo de los No Muertos. Aquí encontrarás la hoguera.

Si optas por intentar saltar a la plataforma en la que se encuentra el Iaito, quítate la armadura para no quedarte corto con el salto. Si lo consigues, recoge el arma y baja de la plataforma por el lado derecho para descender a una plataforma inferior que verás. Desde aquí podrás ver la hoguera, y no tendrás más que caminar hacia ella.

Una vez en la hoguera, antes de continuar tu camino, puedes explorar los alrededores para conseguir diversos objetos. Desde la hoguera, ve hacia la plataforma en laque se encontraba el Iaito, a la que no podrás subir desde la plataforma en la que estás (sólo puedes llegar a la plataforma como se describía anteriormente), pero no es eso lo que nos interesa. En la plataforma sobre la que te encuentras encontrarás uns escalera de mano descendente. Baja por ella y ten cuidado con los dos Necrófagos que te esperan al final. Verás una estrecha pasarela con un cadáver (con objeto) al final. Camina por ella con cuidado de no caerte y recoge el objeto del cadáver: se trata de 3 unidades de Musgo Morado Floreciente, lo cual te será muy útil para contrarrestar el efecto de las toxinas y el veneno. Ahora regresa al lugar donde estaban los dos Necrófagos y asciende la rampa que verás junto a ti. Verás un estrecho y largo puente que lleva a una plataforma lejana. Ten cuidado si los cruzas: se trata de un puente inestable que se moverá hacia los lados al cruzarlo. Lo mejor que puedes hacer es atravesarlo lentamente, y quedarte quieto cada vez que empiece a moverse, hasta que se detenga de nuevo. Cuando hayas cruzado el puente, encontrarás un nuevo enemigo, un Perro Llameante. Estas criaturas son similares a los Perros No Muertos que encontraste en el Burgo de los No Muertos y en las Profundidades, pero son más pequeños, y, sin embargo, algo más resistentes. Aunque pueden atacar con sus mandíbulas, su peligro reside en su capacidad de expulsar fuego por la boca, así que ten cuidado. Aquí te encontrarás con dos de estas criaturas. Tras acabar con ellas, desciende por una rampa. Verás otra estrecha pasarela al final de la cual hay un cadáver con una Humanidad. Ten mucho cuidado para no caer al vacío. Cuando lo hayas hecho, podrás regresar a la hoguera.

Puedes seguir explorando la zona para conseguir otros objetos (principalmente almas y una nueva armadura). Desde la hoguera, ve en la dirección contraria a la que se encontraba el Iaito. Al llegar a la plataforma de madera, busca una escalera ascendente y súbela para llegar a una plataforma superior. Verás un Necrófago atrapado en una vasija; acaba con él o te atacará después por la espalda. Si sigues por la plataforma podrás encontrar de espaldas a otro Necrófago y aprovechar para atacarle por la espalda. A la derecha, podrás ver una plataforma inferior a la que puedes saltar. En uno de los bordes encontrarás un cadáver con un Alma de Caballero Orgulloso, pero ten en cuenta que se encuentra en un borde inclinado, así que ten cuidado de no caer al vacío. Sigue explorando la plataforma hasta encontrar una escalera ascendente. Continúa por ella y encontrarás el Set de las Sombras, una armadura ligera con buena resistencia al veneno. Desde esta plataforma podrás saltar a una plataforma inferior sobre la que encontrarás un Alma de Caballero Orgulloso. Regresa hacia los pilares del acueducto (en dirección a la hoguera) y salta hacia una plataforma inferior que rodea uno de los pilares. Aquí serás atacado por un par de Perros Llameantes que podrían venir acompañados de un par de Necrófagos; también tendrás que tener cuidado con un Lanzador de Dardos que te atacará desde la derecha, aunque aún no puedes llegar hasta él . Ahora estarás de nuevo en la estructura del acueducto, donde ascendiste la escalera de mano descrita al comienzo del párrafo. Desde aquí puedes volver a la hoguera para descansar, aunque, dado que entonces reaparecerán los enemigos, sólo deberías hacerlo si lo necesitas. Tanto si descansas en la hoguera como si no, ha llegado el momento de continuar descendiendo hacia las profundidades de Ciudad Infestada.

Si has descansado en la hoguera, camina sobre la estructura del acueducto para volver al lugar en el que dejamos el anterior párrafo y acaba con los Necrófagos y los Perros que te atacarán. Si no has descansado en la hoguera, ya estarás aquí. Ahora continúa por la estructura del acueducto; ten cuidado con el Lanzador de Dardos que te atacará desde la derecha (desde aquí puedes atacarle con un arco, pero no es recomendable) y con dos Necrófagos. Mantente en movimiento mientras combates a los Necrófagos para evitar los proyectiles del Lanzador de Dardos. Tras acabar con ambos Necrófagos, sigue tu camino hasta llegar hasta el siguiente pilar de piedra, junto al cual hay una plataforma de madera. En la plataforma, el Lanzador de Dardos dejará de tenerte a tiro. Continúa por la plataforma; a tu derecha, enganchado a una pared de piedra, podrás divisar un Parásito Abrazamuros, un peculiar enemigo que sólo aparece una vez a lo largo del juego (si tienes suficientes flechas, podrás ahorrar tiempo y acabar con él desde aquí, aunque no es necesario). Desciende por la escalera de mano cercana hasta llegar a otra gran plataforma de madera; hay un par de Necrófagos en las proximidades que podrían atacarte, así que mantente alerta. En esta plataforma encontrarás un Alma de Caballero Orgulloso. En la plataforma también encontrarás dos de escaleras de mano descendentes; una de ellas lleva en la dirección en la que se encuentra el Parásito anteriormente descrito. No desciendas ésa aún y baja por la otra. Llegarás hasta una nueva plataforma en la que habrá un Lanzador de Dardos. Acaba con él y sigue explorando la plataforma; te toparás con un Necrófago y encontrarás un cadáver con un objeto; regístralo para conseguir el Escudo del Águila.

Regresa por donde has venido y sube por la escalera de mano hasta la anterior plataforma; ahora baja por la otra escalera de mano. En esta nueva plataforma hay tres caminos; a tu derecha verás una rampa descendente y una escalera de mano ascendente, y, a tu izquierda, una pasarela bloqueada por el Parásito Abrazamuros. El Parásito se alimenta de los desperdicios que salen por un desagüe en la pared a la que se encuentra enganchado. Si tienes hechizos, piromancias, o cualquier otro medio de ataque a distancia, úsalo para acabar con él ahora. Si no, no intentes combatirlo cuerpo a cuerpo desde aquí; más tarde podrás atacarle de forma segura desde el interior del mencionado desagüe. Una vez hayas acabado con el Parásito, podrás recoger el objeto que hay al final de la pasarela, la piromancia Poder Interior.

Ahora continúa en la otra dirección y sube por la escalera de mano. En la plataforma a la que llegarás podrás acabar con el Lanzador de Dardos que te atacó anteriormente, cuando estabas sobre la estructura del acueducto. Aquí también encontrarás un orificio en la pared; si antes no pudiste acabar con el Parásito Abrazamuros, entra y acaba con dos Necrófagos. Continúa hasta llegar a una escalera de mano y desciéndela. Estarás en el desagüe de cuyos residuos se alimenta el Parásito. Desde aquí podrás matarlo sin peligro alguno.

Finalmente, en la plataforma en la que estaba el Parásito, toma el camino restante, una rampa descendente. En la rampa verás un cadáver con una Gran Alma de Soldado Anónimo. A la izquierda verás un orificio en la pared, que lleva a un túnel; aquí te encontrarás con un Bárbaro Infestado (como los que encontraste al principio del nivel) y un Necrófago. Ten cuidado para no ser rodeado por ambos. Tras acabar con ellos, continúa por el túnel hasta llegar al interior de un gigantesco pozo (ya habrás visitado una sección superior si acabaste con el Parásito desde el desagüe). En el pozo, desciende por las plataformas de madera y las escaleras de mano hasta llegar a un muro de niebla (aún no has llegado hasta el jefe de la zona, tranquilo). Antes de atravesar el muro de niebla, mira hacia abajo; verás un objeto sobre una plataforma: se trata de un Látigo. Puedes intentar cogerlo si quieres, pero es arriesgado; tendrás que dejarte caer sobre la plataforma en la que se encuentra (perderás algo de salud por la caída, aunque no demasiado). Desde aquí, déjate caer sobre otra plataforma inferior. Una vez aquí podrás salir del pozo.

Tanto si cogiste el Látigo como si no, tras salir del pozo habrás llegado a los niveles inferiores de Ciudad Infestada. Antes de continuar, ten en cuenta que en esta zona te encontrarás con un par de nuevos enemigos: las Arañas de Risco son repulsivas criaturas mutantes que, además de lanzarte ataques físicos, te lanzarán potentes llamaradas que te pueden hacer mucho daño. Sin embargo, la mayoría de los ataques las aturdirá y no tienen mucha salud, así que puede que te resulte preferible adoptar una actitud más agresiva que defensiva con ellas. Por otro lado, los Mosquitos Gigantes son menos peligrosos, pero más molestos. Te lanzarán chorros de una sustancia similar a la sangre que te quitará salud y te podrá envenenar, aunque sus ataques son poco potentes. Además, son enemigos débiles a los que podrás despachar con un único ataque, tal vez dos. El problema reside en que, además de que puede ser difícil golpearlos, ya que se mueven por el aire, en ciertas zonas se encuentran en una cantidad considerable. Esto quiere decir, que, cada vez que acabes con uno de ellos, al poco tiempo aparecerá otro para sustituirle. Esto supone que sufrirás un acoso casi permanente por su parte hasta que abandones su territorio o hasta que no quede ninguno.

Tu objetivo ahora es descender hasta la ciénaga que hay al fondo de Ciudad Infestada y llegar hasta la segunda hoguera. En comparación con lo que ya has recorrido de Ciudad Infestada, esta parte resultará sencilla: simplemente ve descendiendo por las escaleras de mano y las plataformas de madera, mientras te enfrentas a Arañas de Risco y Mosquitos Gigantes. Sé cauto para evitar ser rodeado por demasiados enemigos o recibir un ataque por la espalda. Ten cuidado: en una de las plataformas habrá un Lanzador de Dardos, pero, si eres atento, lo localizarás antes de que él te tenga a tiro. Tras acabar con él, registra el cadáver cercano para conseguir una nueva armadura, el Set de Vagabundo; y una nueva arma, el Bracamarte. Sigue descendiendo mientras combates con las Arañas y los Mosquitos hasta llegar a la ciénaga. Una advertencia: la ciénaga es venenosa, por lo que te irás envenenando a medida que pases tiempo en ella. Ello se ve agravado por el hecho de que el agua ralentizará tu velocidad de desplazamiento. Es recomendable que lleves equipo con buena resistencia al veneno, así como algo de Musgo Morado. Además, si tienes el Anillo de Hierro Oxidado, te será útil, ya que te permitirá desplazarte por el agua a velocidad normal.

Llegados a este punto, tu prioridad absoluta es llegar hasta la hoguera. Al llegar a la ciénaga, gira a la derecha, de forma que la orilla por la que has venido quede a tu derecha. Te toparás con una Araña de Risco. Cuando puedas, avanza pegado a la orilla para evitar pisar el agua venenosa. No tardarás en ver un túnel a tu derecha. Introdúcete en él para llegar finalmente a la segunda hoguera y descansa en ella. Desde aquí, sólo te queda explorar las profundidades de Ciudad Infestada, vencer al jefe de la zona, tocar la segunda Campana del Despertar y encontrar una salida del lugar.

Como siempre, puedes explorar la zona en busca de objetos interesantes. Si te diriges al fondo del túnel en el que está la hoguera, encontrarás un cofre que contiene una Escama de Dragón. En la ciénaga también hay diversos objetos, pero ten en cuenta que, si estás en forma humana, serás invadido por Mildred Devorahombres. Va armada con un enorme Cuchillo de Carnicero, lo que puede resultar intimidante, pero en realidad no tendrás problemas si actúas con cautela. Tras vencerla conseguirás tres Humanidades y el Cuchillo de Carnicero. Para explorar la zona, sal de la hoguera y ve hacia la derecha. Tras acabar con un par de Arañas de Risco, junto a un gran pilar de piedra encontrarás una Gran Alma de Caballero Orgulloso. Ahora avanza hacia otro pilar de piedra en el extremo contrario al extremo de la hoguera. Si vas hacia la derecha encontrarás a un par de Bárbaros Infestados; pero, a diferencia de los que ya encontraste anteriormente, éstos van armados con rocas, y son más peligrosos que sus congéneres armados con garrotes, pudiendo incluso lanzarte la roca que llevan. Intenta enfrentarte a ellos de uno en uno. Tras acabar con ellos, registra la zona para encontrar el Gran Garrote. Para explorar el resto de la ciénaga, ve hacia la izquierda, manteniendo a tu derecha la orilla en la que ahora te encuentras; de esta forma recorrerás todo el perímetro de la zona en sentido contrario al de las agujas del reloj. Si vas en la dirección adecuada, hallarás la piromancia Niebla Venenosa, así como el Set de Piromante. Sigue en la misma dirección para encontrar una Gran Alma de Caballero Orgulloso. Más adelante te encontrarás con un nuevo enemigo, una Sanguijuela Gigante. Pese a ser enemigos repulsivos, son bastante débiles, aunque tienden a aparecer en grupo. Continúa en la misma dirección; tras acabar con un nutrido grupo de Sanguijuelas, encontrarás una nueva arma, el Servidor, así como un Fragmento Grande de Titanita. Continúa hasta encontrar un árbol gigante; junto a éste, a su izquierda, encontrarás un Fragmento de Titanita Verde, custodiado por más sanguijuelas. Puedes subir por una de las raíces del árbol (te resultará fácil verla). Esto te permitirá entrar en el interior del árbol, donde encontrarás un Escudo de Tablas. Una de las paredes de la cavidad es un muro ilusorio; golpéalo para revelarlo. Encontrarás un cofre con unas Humanidades Gemelas. Si golpeas la pared detrás del cofre descubrirás que era otro muro ilusorio, revelando un túnel que se adentra en el interior del árbol. Esto lleva a una nueva zona, el Gran Hueco. No obstante, no es recomendable entres en ella aún: se trata de una zona opcional que es aconsejable no explorar hasta haber conseguido un objeto que te permite transportarte entre hogueras (esto es debido a que no existen atajos para salir del Gran Hueco, teniendo que deshacer todo el camino). Así pues, sal del árbol. Desciende de nuevo por la raíz y ve a la derecha; estarás de nuevo en la orilla en la que se encuentra el túnel de la hoguera. Síguela y acabarás regresando a ella. Ha llegado el momento de enfrentarse al jefe de la zona.

Para llegar hasta el jefe de la zona, sal del túnel de la hoguera y ve hacia la derecha, manteniéndote junto a la orilla. Verás un nuevo conjunto de plataformas de madera que salen de la ciénaga. No vayas por ellas, pero recuerda su posición: conducen a la salida de Ciudad Infestada. Continúa por la ciénga, tan pegado a la orilla como sea posible. Ten cuidado con las Arañas de Risco y los Mosquitos Gigantes. Llegarás a un montículo lleno de raíces que sobresalen del suelo. Al acercarte al montículo, ten cuidado con los Bárbaros con rocas al otro lado de la ciénaga, que podrían atacarte a base de lanzarte rocas. En tu camino hacia el montículo encontrarás un Fragmento Grande de Titanita. Una vez en el montículo, asciéndelo hasta encontrar la entrada a una cueva; habrás llegado a los Dominos de Quelaag, una pequeña subzona dentro de Ciudad Infestada.

Una vez en los Dominios de Quelaag, adéntrate en la cueva. Encontrarás un nuevo enemigo: se trata de Portadores de Huevos. Pese a ser lentos, al morir liberan unos repulsivos gusanos que resultan bastante más peligrosos. Sin embargo, los tres que te encontrarás aquí NO son hostiles, así que limítate a ignorarlos. Sigue avanzando hasta encontrar un muro de niebla. Atraviésalo para llegar al jefe de la zona.

Jefe: Quelaag, la Bruja del Caos

Una vez hayas acabado con Quelaag, tendrás vía libre para subir las escaleras que hay en la cueva. Finalmente, habrás llegado hasta la segunda Campana del Despertar. Activa la palanca que verás para tocarla. Tras haber tocado las dos Campanas del Despertar (la de la Parroquia de los No Muertos y la de Ciudad Infestada), una escena de vídeo te mostrará como se abren las puertas de la Fortaleza de Sen, tu siguiente objetivo.

Sin embargo, aún queda algo que ver en los Dominios de Quelaag. Baja por las escaleras que verás en el campanario. Una vez abajo, busca un muro ilusorio. Tras golpearlo y abrirlo, verás que el camino está bloqueado por un Portador de Huevos llamado Eingyi; no le ataques y habla con él. Responde afirmativamente a su pregunta y te dejará pasar. Aquí podrás descansar en la hoguera y hablar con la Hija del Caos, la mujer araña que hay en la sala. Hablando con ella podrás unirte al Pacto del Caos y mejorar tu Frasco de Estus. Si te unes al pacto, también podrás hablar con Eingyi para que mejore tu Llama de Piromancia.

En los Dominios de Quelaag también encontrarás un túnel que lleva a una nueva zona, las Ruinas de los Demonios. No vayas por ahí aún: tendrás que pasar por esa zona en un punto más avanzado del juego.

Cuando acabes de explorar los Dominios de Quelaag, sal por donde viniste y regresa a la hoguera de la ciénaga. Entre los Dominios de Quelaag y la hoguera, junto a un pilar de piedra, podrás encontrar a Quelana de Izalith, aunque no están claros cuáles son los requisitos para que aparezca. Se cree que se debe haber derrotado a Quelaag y tener la Llama de Piromancia mejorada hasta +10, pero algunos jugadores afirman que en su partida apareció sin cumplir estos requisitos (es posible que el nivel del personaje influya). En cualquier caso, Quelana te venderá piromancias y podrá mejorar tu Llama de Piromancia hasta +15.

Una vez de vuelta en la hoguera, ha llegado el momento de abandonar Ciudad Infestada y regresar al Santuario del Enlace de Fuego. Afortunadamente, no es necesario hacer de nuevo todo el camino recorrido, ya que hay otra forma de salir. Sal de nuevo del túnel de la hoguera y gira a la derecha, como si te dirigieras de nuevo a los Dominios de Quelaag. A tu derecha verás una rampa de madera que sale de la ciénaga (probablemente ya la hayas visto anteriormente). Asciende la escalera de mano y llagarás a una especie de molino de agua. Sube a una de las aspas para seguir ascendiendo, teniendo cuidado de no caerte. Llegarás a una plataforma superior. Encontrarás otra escalera de mano por la que deberás ascender. Encontrarás una Araña de Risco y serás atacado por Mosquitos Gigantes. Verás una escalera ascendente y, tras la zona en la que estaba la Araña de Risco, una gran rama de árbol que puedes cruzar. No la cruces aún, pues serás atacado por dos Lanzadores de Dardos, pero memoriza su posición. Toca acabar con los Lanzadores de Dardos: vuelve y asciende la escalera de mano que viste anteriormente. Sigue por esta plataforma: verás una escalera de mano, pero no subas aún por ella. Continúa para llegar hasta un gran túnel. En la entrada habrá un Lanzador de Dardos; acaba con él. Dentro del túnel habrá cuatro Lanzadores de Dardos. Localízalos y avanza por las cornisas cuidadosamente para acabar con ellos. Ten especial cuidado con uno de ellos, que se encontrará oculto en un recoveco que estará a tu izquierda tras entrar en el túnel. Cuando hayas acabado con ellos, en el recoveco descrito anteriormente podrás recoger un Alma de Caballero Orgulloso. Verás que puedes bajar a la parte inferior del túnel por una escalera de mano. Abajo habrá siete Perros Llameantes, así que puede que prefieras eliminarlos desde arriba. Una vez despejada la zona, regístrala para encontrar un Alma de Guardiana del Fuego y algo de Musgo Morado Floreciente.

¿Recuerdas la rama de árbol por la que no podías cruzar por culpa de los Lanzadores de Dardos? Ahora podrás hacerlo. Regresa a ella, crúzala y llegarás a otra plataforma. Ten cuidado con la Araña de Risco que te emboscará mientras cruzas (lo mejor es que no te enfrentes a ella y sigas avanzando rápidamente) y una segunda Araña y los Mosquitos Gigantes que te atacarán tras haber cruzado. Más adelante verás otra escalera de mano, pero no lleva a ningún lugar interesante. Por tanto, continúa hasta el final de la plataforma. En un cadáver encontrarás un nuevo atuendo, el Set Escarlata, y el Catalizador de Latón; y, en el cofre cercano, el Hechizo Remedio.

Ahora regresa a la plataforma por la que entraste al túnel de los Lanzadores de Dardos y asciende la escalera de mano que hay antes de la entrada la túnel. A partir de aquí el camino es sencillo: sólo tienes que seguir ascendiendo escaleras de mano. En una de las plataformas habrá una Araña de Risco. Cuando llegues a la última plataforma, verás un cofre. Ábrelo para conseguir la Llave de las Ruinas de Nuevo Londo. No te olvides de cogerla: la necesitarás en breve para salir de Ciudad Infestada. En la plataforma verás un túnel: conduce a la salida, así que ve por él. En el túnel habrá tres Bárbaros Infestados, pero con un poco de cuidado podrás atraer su atención de uno en uno y despacharlos fácilmente. Continúa por el túnel para alcanzar la salida de Ciudad Infestada.

Cuando finalmente salgas de Ciudad Infestada, llegarás a otra zona, el Valle de Dragones. Sin embargo, no te detengas a explorarla: tu prioridad ahora mismo es llegar al Santuario del Enlace de Fuego. Nada más salir de Ciudad Infestada, verás una estrecha pasarela que cruza el precipicio. Cruza por ella (ten cuidado de no caerte o reaparecerás en la hoguera de Ciudad Infestada), registra el cadáver para recoger una Gran Alma de Soldado Anónimo y abre la puerta con la llave que recogiste anteriormente. Llegarás a otra zona, las Ruinas de Nuevo Londo; pero, al igual que ocurre con el Valle de Dragones, sólo estamos de paso. Tras abrir la puerta, baja las escaleras. Tras bajarlas y salir de la estructura de piedra, ve a la izquierda, entra en una estructura idéntica y sube las escaleras. Acabarás llegando a un ascensor, pero cuidado: lo más probable es que el ascensor esté arriba y no abajo (donde estás tú), por lo que si eres descuidado podrías caerte por el hueco antes de darte cuenta. Si el ascensor no está en tu posición (lo más probable), sólo tienes que activar la palanca cercana para hacerlo bajar. Súbete a él, sitúate en el centro y te llevará finalmente de vuelta al Santuario del Enlace de Fuego.

Una vez en el Santuario, no obstante, te esperan un par de sorpresas: si liberaste a Lautrec de Carim en la Parroquia de los No Muertos, ni él ni Anastacia de Astora estarán en el Santuario. Investiga la celda de Anastacia para conseguir el Orbe de Ojo Negro. Descubrirás que Lautrec ha matado a Anastacia y ha huido. Como consecuencia, la hoguera del Santuario estará apagada y no podrás descansar en ella (no te preocupes, pronto nos ocuparemos de eso). Además, en el Santuario habrá aparecido un nuevo y extraño personaje, Frampt el Buscador de Reyes, que habrá despertado tras tocar las dos Campanas del Despertar. Le encontrarás en la zona que estaba inundada. Habla con él y te dará información sobre la historia del juego. También te dará tu siguiente objetivo: llegar a Anor Londo y recuperar la Vasija del Señor.

Ahora que sabes adónde ir, tu prioridad es alcanzar una hoguera y descansar en ella (recuerda que la última hoguera en la que descansaste fue la de Ciudad Infestada, por lo que si mueres antes de descansar en otra reaparecerás de nuevo allí). Tu mejor opción es la Parroquia de los No Muertos: ve al ascensor que lleva a la Parroquia (deberías haberlo desbloqueado durante tu primera visita a la Parroquia). Una vez en la Parroquia, dirígete a la hoguera. Por si no recuerdas dónde estaba: según salgas del ascensor, sal por la puerta que verás enfrente y continúa todo recto hasta el pequeño edificio (ten cuidado con los tres Soldados Huecos que hay en el camino, aunque puedes limitarte a correr e ignorarlos). Una vez en el edificio, baja las escaleras y descansa, esta vez sí, en la hoguera.

Una vez hayas descansado en la hoguera, no está de más que veas al herrero André de Astora (que se encuentra en el piso inferior) para reforzar tus armas y armadura. Si necesitas ver a alguno de los personajes del Santuario, puedes llegar rápidamente usando el ascensor de la Parroquia. Una vez hayas descansado y te hayas preparado lo suficiente, en la misma sala de la hoguera de la Parroquia podrás ver el camino hacia tu siguiente objetivo, la Fortaleza de Sen.

Mapa

external image map07_blighttown_en.gif

Northern_AsylumMapV1.jpg
Click to enlarge!
Click to enlarge!



Next Area: LINK TO NEXT AREA


Previous area (link)


Return to Places




Load more